Tras una maratónica reunión, el Gobierno y el Club de París finalmente alcanzaron un acuerdo

La Argentina se comprometió a cancelarle a ese grupo de acreedores u$s9.700 millones en 5 años, con un pago inicial de capital de u$s650 millones en julio. Fija, además, pagos adicionales en caso de incremento de las inversiones provenientes del Club. Incluye una cláusula que extiende la liquidación de la deuda a 7 años.

La delegación argentina, conducida por el ministro de Economía, Axel Kicillof, negoció durante 20 horas con las autoridades representantes del Club de París en la capital gala para poder alcanzar finalmente un acuerdo, que regulariza la deuda argentina con el grupo, en torno a los u$s10.000 millones. El titular del Palacio de Hacienda selló así con éxito su primer desafío en materia de deuda externa y, junto con su equipo, habría logrado que no interviniera el Fondo Monetario Internacional (FMI).
“Luego de una prolongada negociación, el Gobierno argentino y la secretaria del Club de París arribaron a una solución acordada y mutuamente beneficiosa, respecto a la deuda que el país mantiene con los países miembros”, informó esta madrugada el Ministerio de Economía a través de un comunicado oficial. También emitió un texto el Club de París el cual está disponible en su sitio web (se adjunta en esta nota como foto).
Fuentes que participaron de la negociación precisaron a la agencia Télam que el monto consolidado de la deuda argentina -al 30 de abril pasado- asciende a 9.700 millones de dólares y que esta será cancelada de manera total en un plazo de 5 años, con un pago inicial en concepto de capital de 650 millones de dólares en julio próximo.
El segundo pago -de 500 millones de dólares- será en mayo de 2015 y el siguientes en mayo de 2016. La suma acordada para los intereses asciende a 3% para los saldos de capital durante los primeros 5 años, al tiempo que el acuerdo establece un pago mínimo que deberá afrontar Argentina cada año y se fija un criterio de pagos adicionales en caso de incremento de las inversiones provenientes de los países miembros del Club.
El entendimiento contempla además que si durante el plazo de 5 años las inversiones adicionales fueran insuficientes, Argentina podrá posponer los vencimientos hasta dos años más totalizando 7 años de plazo, con el consiguiente incremento del costo financiero en alrededor de un 1% adicional para el período completo.
 
Presidente del Club de París.
En el documento del Club de París, los países acreedores señalan que durante la reunión la delegación argentina proporcionó una “descripción de la situación económica y financiera de su país y presentó las medidas implementadas por el Gobierno tendientes a fomentar el crecimiento inclusivo y fortalecer la fortaleza frente embates a externos”. Además, celebraron “los progresos hechos por la República Argentina hacia la normalización de sus relaciones con los acreedores, la comunidad financiera internacional y las instituciones tras la crisis de 2001″. Fuentes oficiales confiaron al diario La Nación que a cambio de concederle al Gobierno la no intervención del FMI (condición que el ministro puso desde un principio), el Club de parís reclamó un mayor pago inicial.
Las negociaciones con los países acreedores de deuda en default fueron retomadas a mediados de enero último cuando el propio Axel Kicillof viajó a la emblemática “ciudad de las luces” a presentar la primera propuesta. Según fuentes oficiales, contemplaba un pago inicial de entre 250 y 1.000 millones de dólares, y el resto a acordar a través de un cronograma de cancelaciones.
No vamos a aceptar condicionamientos, no vamos a discutir nuestro plan económico”, aseguró en esa oportunidad el funcionario y sostuvo que el monto de la deuda, que ya se sabes con certeza que es cercano a los 10.000 millones de dólares, era uno de los temas a definir, el cual se logró en la maratónica negociación que comenzó a las 5 de la mañana del miércoles (hora argentina) y concluyó en el inicio de la madrugada de hoy (hora argentina).
 
Por el foro multilateral participaron el presidente del organismo, Ramón Fernández, quien además es el director general del Tesoro francés. La reunión transcurrió en el barrio parisino de Bercy, donde se encuentra el Ministerio de Economía francés, rodeada de hermetismo. A lo largo de las 16 horas, ninguna autoridad argentina ni del Club informó cómo marchaban las discusiones.
El lunes, antes de partir al Viejo Continente, el titular de Economía había considerado “complejo” el proceso de negociación que comenzó ayer en la capital francesa y sostuvo que su estadía en Francia “dependerá del grado de avance de la negociación”. Se estima que la delegación argentina retornará esta tarde a Buenos Aires una vez que se ultimen todos los ejes de la negociación.
Junto a Kicillof, integraron la comitiva el secretario de Finanzas, Pablo López; el secretario Legal y Administrativo, Federico Thea; el director Nacional de la Oficina Nacional de Crédito Público, Luis Briones; el director de Administración de la Deuda Pública, Claudio Dal Din; el jefe de la Unidad de Reestructuración de Deuda, Hernán Lorenzino, y su coordinador, Adrián Cosentino.
 
La deuda de Argentina es con 15 de los 19 paí­ses que integran el organismo; a saber, Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Rusia, Suecia y Suiza.
Hubo renegociaciones en los años 1962, 1965, 1985, 1987,1989, 1991 y 1992, y en 2001 se cayó nuevamente en incumplimiento como consecuencia de la crisis que determinó el fin del sistema de convertibilidad vigente desde principios de los 90 en Argentina.
“La búsqueda de una solución para la deuda impaga con el Club de París fue siempre un objetivo de este Gobierno, que en 2008 tomó la decisión de saldarla en su totalidad en un único pago. Con el decreto ya firmado, la decisión fue frustrada por el estallido de la crisis financiera mundial y la caída de la casa Lehman Brothers. La iniciativa se pospuso hasta la fecha”, recordó la cartera de Economía en el comunicado.
Dijo que “con el acuerdo alcanzado hoy, Argentina cierra un capítulo más de la triste historia del sobreendeudamiento que condujo, inevitablemente, al default” y que “el esquema de pagos acordado reduce sensiblemente el costo financiero de esta deuda impaga, que actualmente acumula intereses y punitorios a una tasa promedio cercana al 7%”.
Además, “el acuerdo asumido garantiza la sustentabilidad de los pagos de los compromisos financieros como un todo, es compatible con el perfil de vencimientos que tiene el país en el futuro y no implica condicionalidad alguna para llevar adelante sus políticas económicas, además de constituir un paso importante para promover la inversión en Argentina”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>