Torneo Final – “El mas grande sigue siendo River Plate”, Campeón del futbol argentino despues de 6 años

River Plate tu grato nombre volvió, como el ave fénix, resurgió de las cenizas, y pudo gritar campeón después de vivir los últimos 6 años de su rica historia envuelto en pesadillas y haber tocado fondo en todo sentido, desde el futbolístico, jugando la B Nacional, hasta el económico con una deuda que ascendía a los 300 millones de pesos, el descalabro dirigencial desde el impresentable traidor de Aguilar y su secuaz, un nefasto ladrón de guante blanco que pocos le conocían la cara como Mario Israel, pasando por la arrogancia hecha persona llamado Daniel Alberto Passarella. Sin embargo, los hinchas y socios de River fueron a votar y sacaron del club el lastre del ex campeón del mundo, ya con nueva dirigencia, respetando el contrato de Ramón Díaz y su cuerpo técnico, repatriando solo a Cavenaghi, y siendo ordenado y honesto volvió a campeonar y lograr su trigésimo quinto titulo para las gloriosas vitrinas millonarias en 113 años de historia.

El del Torneo Final 2014 pasará a la historia como el del desahogo, el que comenzó allá por febrero con un triunfo ante Gimnasia de La Plata para ilusionar a todos pero que rápidamente lo desconcertó con tres partidos sin ganar, ante Rosario Central, Godoy Cruz y Colón, estos dos últimos con derrota. A partir de allí las críticas al técnico Ramón Díaz, quien nunca fue del agrado absoluto de la dirigencia, pero que supo sobreponerse a las críticas, a las decisiones polémicas (su hijo como ayudante de campo, refuerzos como Osmar Ferreyra y Juan Carlos Menseguez, etc) y hasta a sus propios errores, como aquel controvertido agradecimiento a la barra luego del triunfo ante Rafaela que le costó las críticas hasta de los hinchas.

“Yo soy el primero que voy a dar un paso al costado para no hacerle mal a River”, dijo el riojano (con el del Final 2014 suma en total 7 títulos entre nacionales e internacionales, más que ningún otro) cuando el presidente D’Onofrio lo puso en duda. Pero Ramón, con más amor propio que raciocinio siguió adelante. Tras las dos derrotas consecutivas llegó el triunfo en el clásico ante San Lorenzo y luego ante Arsenal con el recordado penal de Pablo Lunati que luego Fernando Cavengahi, el máximo artillero del equipo en el torneo (ocho en total), cambió por gol.

El momento del torneo fue la victoria en la Bombonera tras 10 años. Fue un triunfo evangelizador. La victoria en la casa de Boca convenció al equipo de que podía ser campeón, de que tenía con qué. De que si Leonel Vangioni se lesionaba, entraba Ramiro Funes Mori y podía hacer cosas importantes, como el gol del triunfo ante el “Xeneize”. A partir de allí y más allá de los traspiés que significaron las derrotas con All Boys y Belgrano, el equipo siempre supo que podía.

Le ganó a Vélez en el Monumental y, aunque compartida con Gimnasia, alcanzó la cima por primera vez en el semestre. Luego, el otro momento del torneo: el penal atajado por Leandro Chichizola ante Racing en el descuento para un 3-2 que le dio la mayor parte del título. Después hubo que respaldar aquel triunfo y el equipo, antes acostumbrado a fallar en los momentos en que debía dar la talla, lo hizo: venció a Argentinos en la anteúltima fecha y el destino le dio una mano con la derrota de Gimnasia, el que hasta ese momento era su principal retador.

Llegó a la última con dos puntos por encima de Estudiantes y tres sobre Gimnasia. El rival era Quilmes. En la semana, mil especulaciones: que la valija de Caruso Lombardi, que el discurso a favor de la incentivación de Aníbal Fernández…. A la hora de la verdad, 0 lapidario sobre el “Cervecero”. Los goles del flamante campeón fueron anotados por el delantero Fernando Cavenaghi (PT 12m. y ST 25m.), el defensor Gabriel Mercado (PT 27m.), el volante Cristian Ledesma (ST 17m.) y el atacante colombiano Teófilo Gutiérrez (St. 44m.), en el cotejo que fue arbitrado por Silvio Trucco y recibió a más de 65 mil almas que alentaron al equipo de Ramón Díaz.

El Lobo besa el trofeo del campeón.

River tuvo un primer tiempo muy bueno, con fútbol, presión, juego colectivo y decisión en pos del objetivo, en busca de la victoria necesaria.
El funcionamiento del equipo de Ramón Díaz, con un 4-3-1-2, tuvo como ejes a Cristian Ledesma y su rueda de auxilio, uno de los pilares, Ariel Rojas, que iniciaron las jugadas que finalizaron en los desbordes de Leonel Vangioni y Carlos Carbonero.
River no le dio chances a un Quilmes que con un sistema 4-4-2 y sin la presión de jugar por la permanencia no pudo con las conexiones entre Ledesma, Rojas y Manuel Lanzini, más las participaciones de Teófilo Gutiérrez y Fernando Cavenaghi.
El nuevo campeón avisó a los 8 minutos, con un remate de media distancia de Ledesma, tras la jugada de izquierda al medio de Rojas, Vangioni y Lanzini. Pero a los 12m., Cavenaghi no perdonó el rebote que dio el arquero Walter Benítez, tras el remate de cabeza de Carbonero en el punto penal. De ahí en más, fue todo de River, para delirio de su gente que elevó banderas y globos de color rojo y blanco para palpitar un nuevo campeonato.

Ledesma en plena fiesta.A los 27m., la fiesta se agrandó con el tanto de Mercado, quien estuvo atento en otro rebote del guardametas, tras el cabezazo de Maidana, por córner de Rojas desde el sector derecho.
Con el 2-0 a favor, River fue por más, con un Quilmes retraído en el campo, y estuvo a punto de estirar la ventaja, pero Benítez le negó el gol a Rojas (42m.), la figura del partido y el árbitro no concedió penal a favor por infracción de Joel Carli a Carbonero en el área (43m.).
En el segundo tiempo, River continuó como dueño del balón, Quilmes no ofreció resistencia a pesar de los cambios y se dedicó a asegurar la pelota.
La frutilla del postre corrió por cuenta de Ledesma, quien desde media distancia, con pierna derecha, sacó un remate fuerte, alto y preciso, que se introdujo en el ángulo izquierdo superior de Benítez. Todo el plantel, hasta Barovero, fueron a saludar al `Lobo`, que recibió el reconocimiento de los hinchas.
Luego, a los 25m., Cavenaghi quedó cara a cara con Benítez, tras pase de Lanzini, y anotó su segundo tanto en la noche y el octavo en el certamen.
La gente, al grito `¡Dale Campeón!` acompañó la fiesta que se vivía en el campo de juego. El quinto tanto, del colombiano Gutiérrez, llegó cuando la fiesta ya estaba desatada.

La vuelta en en descapotable.

Con autoridad y decisión, River planificó una goleada que le dio otro campeonato, basada en una muy buena campaña como local (ante Quilmes ganó el octavo partido seguido) y victorias importantes como visitantes, pocas, pero vitales, ante Boca (12ma. fecha) y Argentinos Juniors (18va.).
River fue un justo campeón, al cual no le sobró mucho, pero le alcanzó con el aporte goleador de Cavenaghi, los tantos y el despliegue de Carbonero, las fugaces apariciones de Teófilo Gutiérrez, la creación de Lanzini.
A eso vale agregar el auxilio del arquero Leandro Chichizola en reemplazo del lesionado Barovero (atajó dos penales: Estudiantes y Racing), y el trabajo en silencio de Maidana, Alvarez Balanta, Ledesma y Rojas, entre otros.
River volvió a imponer su estilo, su nombre, alejado de los escándalos deportivos e institucionales de gestiones anteriores y apuntará mantener ese prestigio que supo ganar en 113 años de historia que le valió al “Millonario” por el 35° título de su historia. El Monumental estuvo a la altura de la fiesta con un lleno total: los números arrojan más de 60 mil personas en el último partido. Fue, sin dudas, la consagración del desahogo.

Barovero festeja junto al grupo.

Todos los partidos y goles del campeón:

1ra. Gimnasia LP (L) 1-0 Ponzio
2da. Rosario Central (V) 1-1 Lanzini
3ra. Godoy Cruz (L) 1-2 Cavenaghi
4ta. Colón (V) 1-3 Cavenaghi
5ta. San Lorenzo (L) 1-0 Teo Gutiérrez
6ta. Tigre (V) 0-0
7ma. Arsenal (L) 1-0 Cavenaghi -p-
8va. All Boys (V) 2-3 Carbonero (2)
9na. Lanús (L) 2-0 Cavenaghi y Villalba
10ma. Boca (V) 2-1 Lanzini y Funes Mori
11ma. Newell´s (L) 1-0 Carbonero
12da. Belgrano (V) 1-2 Teo Gutiérrez
13ra. At. Rafaela (L) 2-0 Carbonero y Teo Gutiérrez
14ta. Estudiantes (V) 0-0
15ta. Vélez (L) 1-0 Teo Gutiérrez
16ta. Olimpo (V) 1-1 Carbonero
17ta. Racing (L) 3-2 Cavenaghi (2) y Carbonero
18va. Argentinos (V) 2-0 Mercado y Teo Gutiérrez
19na. Quilmes (L) 5-0 Cavenaghi (2), Mercado, Ledesma y Gutiérrez

Cavenaghi y su festejo.

Los goleadores
Fernando Cavenaghi 8
Carlos Carbonero 6
Teófilo Gutiérrez 6
Manuel Lanzini 2
Gabriel Mercado 2
Ramiro Funes Mori 1
Cristian Ledesma 1
Leonardo Ponzio 1
Daniel Villalva 1

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>